Cómo objetar fiscalmente al gasto militar

La objeción de conciencia a los gastos militares del Estado u Objeción Fiscal al gasto militar es un acto de desobediencia civil: es la negación a colaborar con el Estado en la preparación de las guerras mediante el mantenimiento del ejército y toda la estructura militar que lo envuelve. Es un acto de desobediencia activa que se materializa en el momento de realizar la declaración de la renta.

Técnicamente, el proceso consiste en separar una parte proporcional del impuesto sobre la renta –la parte de impuestos asignada al gasto militar; un 3,79% en el 2015– y desviarla a un proyecto social y solidario. También se puede separar y desviar una cantidad fija y simbólica. En cualquier caso, lo importante no es la cantidad, si no defender nuestro derecho a objetar.

La base de la Objeción fiscal es la negación a aceptar que los conflictos se deban resolver por medios violentos como las guerras. Los objetores y objetoras creemos que los medios para conseguir la resolución pacífica de los conflictos son el diálogo y la negociación. La historia nos dice que casi todos los estados han optado siempre por soluciones bélicas, lo que ha hecho necesaria la existencia y el mantenimiento de los ejércitos. Así, la resolución de los conflictos siempre ha supuesto la dominación de un estado sobre el otro, con la consiguiente pérdida de vidas humanas, destrucción, desplazamientos forzados de población, etc.

Conseguir un ejército poderoso implica una sociedad militarizada, donde es necesario mantener efectivos humanos, infraestructuras, investigación militar, etc. y que, por tanto, requiere una gran inversión de dinero público que, de otra manera, se destinaría a gastos sociales. En el Estado español está inversión militar es de 45,7 millones diarios.

La Objeción Fiscal opta por la eliminación de las armas, de su comercio y de todo lo que lo rodea. Opta por la resolución pacífica de los conflictos y tiene como fin último conseguir un mundo sin guerras. Un mundo donde no tenga sentido la existencia de ejércitos.

GUÍA PRÁCTICA DEL OBJETOR/A FISCAL AL GASTO MILITAR

Si crees que tú no tienes que hacer la declaración, es importante que leas el punto 1 de esta guía:                                                                    

1. Es necesario siempre hacer la declaración de la renta

No es conveniente aceptar directamente el borrador que nos envía Hacienda. Esto se debe a que es posible que Hacienda tenga errores en tus datos. Es difícil que haya considerado todas nuestras posibles deducciones o, si lo ha hecho, es posible que haya errores (y acostumbran a ser a su favor).

Tampoco es conveniente dejar de hacer la declaración aunque no lleguemos al mínimo establecido, ya que aunque no llegues a la cantidad que la ley establece para hacer la declaración, es importante hacerla (o al menos que la calcules) ya que muy probablemente te saldrá negativa y te tendrán que devolver dinero. Si compruebas que te sale a pagar, entonces no es necesario que la entregues.

2. Rellenar la declaración de la renta con objeción fiscal

El primer paso es rellenar la declaración de la renta. Esto se puede hacer únicamente a través del programa PADRE. Los demás métodos (confirmación de la declaración por teléfono o Internet) no permiten la objeción fiscal.

Los modalidades siguientes permiten hacer la declaración con objeción fiscal desde el programa PADRE:

I. Una vez rellenada tu declaración con los datos correspondientes, debes dirigirte a las casillas 599 o 600 (página 16(I)). Aquí debes poner el valor de la objeción (por ejemplo, 100 euros). Automáticamente el programa contabilizará esta deducción y en el resultado de tu declaración ya estará aplicada la objeción fiscal.

 

II. Una vez terminada la declaración, se imprime desde el mismo programa. A continuación nos dirigimos a la casilla 599 o 600 (donde hemos anotado el valor de nuestra objeción) y rayamos el texto explicativo de dicha casilla. En su lugar, al lado escribiremos lo siguiente: "Para objeción fiscal al gasto militar" (ver gráfico anterior). Es importante tener en cuenta que debemos realizar el mismo procedimiento en las dos copias de la declaración que imprime el programa PADRE (una copia para la administración y otra para el interesado). 

3. Ingreso  del dinero de objeción fiscal

Acabada la declaración, ahora toca ingresar la cantidad de la objeción fiscal a la cuenta corriente de alguna entidad de carácter social, solidario, pacifista, benéfico o de promoción de los derechos humanos, asegurándose previamente de que dicha entidad está legalmente registrada y cuenta con NIF. En el concepto del ingreso, deberá especificarse lo siguiente: "ingreso proveniente de la objeción fiscal 2015". Finalmente, no os olvidéis de guardar el comprobante que la entidad bancaria facilita.

4. Rellenar la carta de objetor/a fiscal

A continuación, ya solo queda rellenar la carta de objetor/a fiscal dirigida al Ministro de Hacienda, que se adjuntará a la declaración y al comprobante bancario de ingreso a la entidad elegida. Puedes descargarte el modelo desde la página de la objeción fiscal o bien dirigirte a los puntos de información sobre objeción fiscal que figuran en la web.

5. Entrega de la declaración de la renta con objeción fiscal

El siguiente paso es entregar la declaración en cualquier delegación de Hacienda o bien en la oficina bancaria donde tengas cuenta. Al hacerlo, tanto en un sitio como el otro, es posible que te digan que únicamente quieren los papeles de la declaración. En este caso deberemos explicarles que estamos haciendo objeción fiscal (aprovechad para explicar a la persona que nos atiende en qué consiste), que la responsabilidad es nuestra y que queremos poner dentro del sobre de la declaración los tres documentos: declaración, carta de objetor y comprobante bancario.

6. Comunicar al censo de objeción fiscal

Por último, se pide rellenar el censo de objetor/a fiscal que se encuentra en la misma página web de la objeción. También podéis pedir que os lo faciliten en papel o por correo electrónico a obfiscal@pangea.org. Este censo es puramente estadístico y sirve para estudiar la evolución de la objeción fiscal

Etiquetas : nuevas vidas
Artículos relacionados