#5 F5 Actualización del sistema

 

¿Te imaginabas hace diez años que lo primero y último que verías al despertar y al acostarte sería una pantalla de un teléfono móvil? ¿Y que unos, o más bien unas, robots inteligentes llamadas Roomba o Braava limpiarían tu casa? ¿Era posible concebir que la juventud podría hacer las tareas del cole con un solo click, y que con un segundo click y en décimas de segundo podría también ser conducida a una página con consejos para ser anoréxicos? ¿Y que ya no nos comunicaríamos tanto con nuestras parejas mirándoles a los ojos sino enviándoles emoticonos?

Supongo que términos como radio, Wi-Fi, GSM, 2G, 3G, 4G, Bluetooth y DECT resultan familiares para la mayoría de vosotrxs. El uso del teléfono móvil ha pasado de ser anecdótico a imprescindible en un lapso de tiempo de veinte años, y los cables que empezaron a ser utilizados en los años ochenta para intercambiar modestos paquetes de datos entre ordenadores están pasando a la historia. Pocxs son ya lxs coleccionistas que aún conservan un ordenador de sobremesa en casa. No digamos ya un teléfono fijo conectado a la roseta que impide cocinar mientras se habla a través de él. A qualquiera tomarían por loco si hiciera el intento de tirar un cable desde el router a su ordenador portátil para conectarse a internet. Casi parecen ideas de la Prehistoria, y sin embargo todxs las hemos vivido y no somos tan viejxs.

Pages