Publicaciones por autor

En la composición musical el Estruendo, la Armonía y el Silencio son tres aspectos fundamentales. Voy a añadir la melodía por el binomio que forma con la armonía y, porque realmente, es lo que toda persona recuerda después de escuchar música. Empecemos por la armonía. Técnicamente es el estudio y práctica de los acordes y sus relaciones dentro de la música tonal, es decir, en la base vertical, que se complementa con la melodía, que es la base horizontal. Incluso en una canción para voz sola, la melodía debe fundamentarse en una armonía rica para resultar interesante, eso sí, sin recargar la armonía y buscando equilibrio. Al componer se puede comenzar por un esquema armónico sobre el cual construir la melodía, o empezar por ella y dejar que sea ésta quien te sugiera la armonía, pero, en ocasiones, se cambia lo preconcebido en favor de la musicalidad del conjunto.